Somos especialistas en carpintería de aluminio en Madrid sur y en esta primera entrada nos gustaría aclarar un concepto que a menudo causa muchas dudas entre nuestros clientes: la rotura de puente térmico. Se trata de una de las características principales a la hora de optimizar el aislamiento térmico, pero aclaremos más el concepto. Es una zona donde se transmite más fácilmente el calor por las características del material o por su espesor. Por ejemplo esto ocurre con las ventanas de vidrio aislante que tienen el marco de aluminio. El doble cristal es un aislamiento muy bueno, pero al ser el aluminio un metal conductor se deja escapar una parte del calor. De ahí que en invierno aparezcan gotas de agua condensadas en los marcos de la ventana. Para evitar justo esa transmisión de calor se utiliza la rotura de puente térmico, de modo que la cara interior y la exterior no tengan contacto entre sí. Para lograrla se intercala un mal conductor, como un separador de plástico embutido en el propio perfil de aluminio que conforma la ventana.

Las ventajas de tener este tipo de carpintería de aluminio en Madrid sur son el ahorro de energía, la limitación de la condensación en los perfiles y permite además que el acabado interior y exterior de las ventanas pueda ser diferente, manteniendo por fuera la estética del edificio y sin embargo en el interior dándole el estilo que desees.

Por último decirte que cumple con las exigencias tanto del Protocolo de Kyoto como del nuevo Código Técnico de la Edificación, implantado recientemente en España. Visítanos en Alulosa si tienes cualquier duda.